La virtud del aceite como fuente de salud

La virtud del aceite como fuente de salud

La Denominación de Origen Montoro-Adamuz ocupa íntegra los olivares de 26.000 hectáreas situadas en la Sierra Morena cordobesa, un olivar centenario que destaca por su calidad y la gran estabilidad de sus aceites, con un prestigio histórico que los ha acompañado desde tiempos inmemoriales gracias a su alto contenido en polifenoles.

Adamuz, Montoro, Espiel, Hornachuelos, Obejo, Villaharta, Villanueva del Rey y Villaviciosa de Córdoba son los municipios que se incluyen en esta zona de garantía de calidad desde el origen a la mesa, con unos olivares que se encuentran integrados en un entorno natural excelentemente conservado y con prácticas agrícolas sostenibles, así como con técnicas de cultivo tradicionales y respetuosas con el medio ambiente que intentan evitar, entre otras cosas, la erosión del suelo con cubiertas vegetales naturales.

Los aceites de la zona Montoro-Adamuz presentan un picor y un amargor característicos.

El aceite de oliva virgen de este marco se obtiene de las variedades de aceituna que existen en estas comarcas: picual, nevadillo negro, lechín de Sevilla, picudo y carrasqueño de la Sierra. Se consideran variedades principales la picual y la autóctona nevadillo negro. Este coupage representa un 98% de la producción de aceite de oliva amparado bajo esta DO. Estas aceitunas dan un sabor único y exclusivo a los aceites. La nevadillo negro es una de las variedades de aceituna más rica en polifenoles, lo que confiere al aceite un amargor y picor característicos, además de una excelente estabilidad frente a la oxidación. Esta presencia lo convierte en una fuente natural de salud.

Your email address will not be published. Required fields are marked *